Menús infantiles adaptados

La alimentación constituye el factor externo más importante en la etapa de la infancia por su gran transcendencia en cuanto a crecimiento y desarrollo.

Esta es la etapa donde los niños aprenden las habilidades de masticación y deglución. Para ello se les debe introducir en los distintos tipos de alimentos de manera progresiva y teniendo en cuenta la edad. Por eso los menús no pueden ser todos iguales, sino que los debemos adaptar para cada edad. Para ello vamos a ofrecer las recomendaciones necesarias por los organismos oportunos europeos, como la Sociedad Europea de Pediatría, Gastroenterología, Hepatología y Nutrición.

Lactancia materna exclusiva

Es la forma de alimentación ideal para el crecimiento y desarrollo sano del lactante. Además es beneficiosa para la madre, por lo tanto se debería de proporcionar siempre al bebe hasta que pueda recibir otros alimentos complementarios. La lactancia materna no tiene fecha de finalización, esto lo marca la madre o el bebe.

La lactancia materna, debe ser a demanda y comenzar con ella desde la primera hora de vida. La leche materna es la primera comida natural para los lactantes. Aporta toda la energía y los nutrientes que el niño necesita en sus primeros meses de vida, y sigue cubriendo la mitad o más de las necesidades nutricionales del niño durante el segundo semestre de vida, y hasta un tercio durante el segundo año.

La leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, y protege al niño de las enfermedades infecciosas y las enfermedades crónicas. La lactancia materna exclusiva reduce la mortalidad del lactante por enfermedades frecuentes en la infancia.

Alimentación complementaria:

Etapa en la que los padres, familiares y educadores deben ofrecer a sus hijos/as alimentos saludables. Se tendrá que tener en cuenta las señales de hambre y saciedad en el pequeño además de sus gustos y preferencias. Hay que ir ampliando gradualmente la variedad de texturas, sabores, aromas y apariencias. Siempre como su nombre indica, será complementaria a la lactancia materna (o artificial) a demanda.

Que debemos tener en cuenta:

Características del bebe:

-Debe ser capaz de estar sentado y mantener la cabeza erguida.

-Tiene que coordinar la visión, manos y boca para mirar a los alimentos, cogerlos y meterlo en la boca.

-Puede comenzar a tragar progresivamente los alimentos.

Los padres/educadores:

Debemos tener paciencia, observarlos bien para así conocer sus habilidades, aptitudes y respetar sus tiempos.

¿Cómo podemos introducir los alimentos?

Podemos organizarlo en dos fases:

Fase 1: introducción de los alimentos:

-Es importante que el bebe se acostumbre a este alimento antes de empezar con otro.

-Comience con pequeñas cantidades (1-2 cucharadas al día), aumentando 2-3 cada día posterior.

-El bebé puede decidir por el mismo cuanto come cada día. No hay que tratar que el pequeño deje siempre el plato vacío.

La comida más adecuada y favorable para empezar seria:

-Puré que contengan hortalizas y verduras, carne magras, pescados (evitar: pez espada, lucio, atún rojo o conservas de atún), guisantes, legumbres, y frutas.

-Cereales sin gluten por ejemplo arroz cocido con leche materna/de fórmula, agua de cocer verduras o agua hervida.

Consistencia:

-Comenzar con un puré fino, suave y sin grumos.

-Vaya espesando el puré a medida que el bebe vaya soltándose con el uso de la cuchara.

Bebidas adecuadas:

-Leche materna, de formula o agua hervida.

-Si el bebé ha tomado algo de comida, es normal que tenga menos apetencia de leche y/o al contrario.

-Te, bebidas con gas y zumos son bebidas inadecuadas para los bebes.

-La leche de vaca no es recomendable hasta el año de edad.

-A medida que avanzan los seis meses, es conveniente animar al bebe a utilizar un vaso con dos asas para que vaya aprendiendo a tragar. Cuando pase el año el bebe debería dejar el biberón y saber beber en vaso/taza.

Alimentos prohibidos en esta primera fase:

-Alimentos con gluten: Pan, pasta, trigo, Centeno, avena, cebada y cereales para el desayuno.

-Leche de vaca, yogures, quesos.

-Nueces enteras y productos que contienen cacahuetes.

-Huevos.

-Sal y alimentos salados.

-Miel.

-Espinacas, acelgas si se le dan grandes cantidades.

Fase 2: una vez ya sabemos que estos alimentos que hemos introducido poco a poco van bien, podemos continuar incluyendo alimentos como:

-Huevos bien cocidos.

-Otros cereales que contengan gluten como el pan y la pasta.

-Queso pasteurizado, yogur y leche pasteurizada en pequeñas dosis. La leche de vaca pasteurizada se puede utilizar en pequeñas dosis.

-La consistencia puede ser con textura menos fina/ chafado o cortado en pequeños trozos.

-Bebidas las mismas añadiendo jugo de fruta. (siempre es mejor la fruta entera) diluir una parte de zumo por 4-5 partes de agua hervida fría.

-Alimentos que deben evitarse: frutos secos, lácteos sin pasteurizar o crudos y huevos crudos.

-Siempre con su supervisión, puede ir probando dándole trozos de manzana, plátano, zanahoria cocida, patata cocida…para que él vaya disfrutando de la alimentación. Es muy divertido para su bebe y para usted que vaya comiendo solo, es un excelente momento para que el bebe aprenda a comer jugando. Ofrécele variedad de colores y sabores.

-No es una buena idea ofrecer purés durante mucho tiempo, ya que el bebe se puede hacer perezoso y no aprender a masticar. Hacer la transición más fácil, añadiendo purés menos triturados con otras texturas para que se vaya acostumbrando.

-Siempre se puede ir probando e ir introduciendo alimentos nuevos.

-Es importante incluir alimentos que contengan hierro tales como: carne magra, cereales, legumbres, huevos…regularmente para evitar deficiencias en este.

La alimentación de un niño/a de más de dos años, debe ser igual que la de sus padres y en la cual debe abundar alimentos de origen vegetal (frutas enteras, hortalizas, frutos secos, legumbres, cereales preferentemente integrales (pan, pasta, arroz, etc.), menos de origen animal (pescados, lácteos, huevos y, sobre todo, cárnicos) y poquísimos alimentos superfluos (galletas, bollería, chucherías, refrescos, precocinados, alimentos procesados….).

Cómo conseguir que los niños coman sano desde el inicio:

Hay muchos factores que influyen pero sobre todo tenemos que tener en cuenta que tanto los niños como los familiares debemos disponer en casa de alimentos sanos. Además nosotros los padres, educadores, familiares….debemos dar ejemplo y alimentarnos bien. Que hagamos esto tendrá un beneficio en nosotros y en ellos desde el primer momento que lo pongamos en práctica. Es posible que nuestros hijos/as tengan periodos que no quieran comer algún alimento/comida, pero si nosotros comemos comida sana, ellos en el momento menos esperado volverán a comer ese tipo de alimento.

Por otro lado es clave que tengamos un consumo excepcional de zumos, bollería, chucherías, galletas, precocinados, cereales de desayuno, chocolates, etc. En definitiva todos los alimentos que contengan azucares añadidos de forma artificial, alto contenido en sal o uso de grasas de baja calidad y/o hidrogenadas. Todos estos productos serían los menos aconsejables que tuviéramos en casa y fuera de ella. Por ello hay que tener mucha astucia a la hora de celebrar cumpleaños, fiestas y demás comidas en sociedad, de forma que tanto los más pequeños como nosotros comamos lo menos posible estos productos. Debemos tener en cuenta que vivimos en un entorno que nos dificulta mucho alimentarnos saludablemente, por ello hay que poner mucha atención en todos los aspectos que puedan influir en nuestra alimentación. Por ello no podemos olvidarnos de la publicidad de productos comestibles en medios informativos y lo que influye en nuestras decisiones a la hora de alimentarnos. Hay que trabajar todos estos factores a nivel político, educativo y sanitario, ya que están teniendo una trascendencia en nuestra salud de forma clave.

En lo que nos compete a nosotros, El Catering Roysa Luna, siempre ha trabajado y trabaja para conseguir ayudar a bebes, familias y educadores a proporcionar una alimentación sana. Da igual en que momento o etapa nos encontremos de los más pequeños. Nos implicamos para ofrecer texturas, colores, olores y sabores agradables.Todo lo hacemos con el fin de que crezcan sanos y tengan un recuerdo agradable de su alimentación en la infancia.